Nosotras nos atrevimos… ¿y tú? (VII)

Después de superar adversidades varias parece que por fin llega el gran día de Anna y Laura, el día de su BODA…

***

bodaEse verano, en agosto, mis hijos se fueron con su padre hasta que empezó el cole y entonces comenzaron nuestras verdaderas vacaciones. Nosotras también estábamos aprendiendo a convivir entre nosotras mismas,  aunque después de todo lo anterior esto era mucho más fácil.

Ese mes fue maravilloso, una inyección de positivismo y fuerza que nos sentó muy bien, ya que no sabíamos como iba a volver a ser la convivencia con ellos. Comentaos, que antes de que se fueran con su padre, se nos ocurrió pensar que tener una mascota, un perro, nos podría servir como nexo de unión. Se lo propusimos a ellos y lo encargamos a un criador para ir a buscarlo en septiembre. Los perros tienen una inteligencia emocional que ya quisieran los humanos, y la verdad es que nos ha ayudado mucho.

Cuando llegó el día de la vuelta pensábamos – Buff, de vuelta a la lucha, ¡¡qué duro!! -.

Pero resulta que Paula, nos sorprendió gratamente. Venía mucho más afable con Laura y más comprensiva con nuestra relación, más comunicactiva, muy cambiada la verdad. Pensamos que la distancia le había servido para recapacitar. Nos explicó incluso que la hija de la novia de su padre se peleaba mucho con su madre y que había veces que había sido un royo en las vacaciones.

Llegó el día de ir a buscar a la perrita y todo iba mucho mejor la verdad. Elegimos varios nombres y votamos por el que más nos gustaba, le pusimos SUNNY, que quiere decir soleado, porque eso fue lo que aportó también a nuestros días, sol. Es un solete, ¡super cariñosa!

Pero entonces empezó a darnos problemas David. Creemos que al dejar de sentirse el rey de la casa y ver que su hermana ya no lo necesitaba tanto porque estaba mucho mejor con nosotras, se empezó a aislar y a ser menos comunicativo, sobre todo con Laura. Empezó a dar más muestras de que lo nuestro no le gustaba. Aprovechaba cualquier ocasión para saltar con Laura, siempre le llevaba la contraria, hacía bromas irónicas hacia ella, nunca se dirigía a ella, solo a mi. Aunque ella cocinase, solo me preguntaba a mi que había para comer. Si en la mesa ella le hablaba, él contestaba mirándome a mi, no a ella, etc. ¡Fue muy duro también!

Esta última situación ha sido la que más problemas ha traído entre nosotras. Yo estuve casi a punto de mandarlo con su padre si no cambiaba. Tuve muchas charlas con él y lloraba de tristeza cuando le hablaba, porque yo sacrifiqué por ellos muchos años de mi vida, y Laura se estaba dejando la piel con ellos. ¡¡Cuánto llegué a arrepentirme de haber tenido hijos en esos momentos tan difíciles!!

A todo esto, llegó el momento de presentarles a Laura a mi familia. Aparentemente todo el mundo era afable y comprensivo, pero en verdad no era tanto así, al menos después de un tiempo, las cosas se tensaron cuando tratamos el tema de nuestra boda.

Mis padres me pidieron tiempo y les dijimos que tenían todo el tiempo que les fuera necesario, pero mientras tanto, tampoco íbamos a dejar que nos hicieran daño. Mi hermana lo encajó mejor, de hecho, por mi parte ella y mis hijos fueron los únicos que vinieron a nuestra boda. Mis tios y demás me daban igual, la verdad.

He tenido charlas con mis padres, mejor dicho, con mi madre, sobre lo nuestro, porque mi padre nunca más me dijo nada al respecto. Eso sí, el trato con mis padres ha ido evolucionando para mejor después de nuestra boda, sobre todo a raíz de que mi madre volviera a tener problemas de salud y mi hermana problemas económicos y Laura siempre estuviera a mi lado para todo. Mi madre da muestras de cariño hacia Laura y mi padre habla bastante con ella.

Y es que es imposible no querer a Laura, se hace querer por todo el mundo y, como pareja, ¡¡es excepcional!!

Yo, por el contrario, desde el primer día que conocí a las hermanas de Laura he sido muy bien acogida y querida por todos: hermanas, sobrinos, cuñado… Para mi ha sido una liberación y un gran consuelo, porque, hoy por hoy, a pesar de ir a mejor con mis padres, cuando estamos en su casa no nos podemos mostrar tal y como somos, cariñosas y afectuosas la una con la otra, en cambio, con su familia es genial, cuanto más ven que nos queremos, más contentos están. ¡¡Tengo una familia genial por parte de Laura!!

Y volviendo a nosotras, fuimos preparando nuestra boda con muchisima ilusión, ¡¡¡os podéis imaginar!!! Conforme se acercaban los meses a septiembre más nerviosas nos poníamos, pero eran unos nervios agradables, con todo lo que habíamos ido superando y ¡¡nos íbamos a casar!!

Nosotras nos encargamos de hacer las invitaciones pintadas a mano, con un escrito muy emotivo. Fuimos a comprar velas grandes para las mesas porque no queríamos los típicos detalles florales y al ser por la noche quedó realmente precioso, nos compramos los anillos de plata, de una colección egipcia y cada una se grabó el nombre de la otra por dentro, lo llevamos en el dedo pulgar,y por último, la ropa y el viaje de novias. La ropa la elegimos juntas y el viaje fue a Florencia, genial!!!.

Todo con mucho sacrificio económico pero con mucha ilusión, porque nadie estaba en condiciones de ayudarnos, ni queríamos tampoco, aunque aún así recibimos alguna ayuda.

En total fuimos 35 personas, entre amigas y familia, con muy buena onda y energía entre todas, a pesar de que algunas no se conocían entre ellas. Se respiraba alegría y felicidad.

Por parte de Laura vinieron sus dos hermanas con sus hijos y parejas, por mi parte, mis hijos y mi hermana, también amigas de Laura y amigas que tenemos en común. Mis padres y mi  tía no quisieron venir en un primer momento, aunque después mi madre y mi tía insistían en venir solo a la ceremonia y no querían que le presentáramos a la familia de Laura. La excusa para venir era que querían acompañar a mis hijos para que no se sintieran solos ese día. Yo me puse firme, cosa que nunca me había atrevido a hacer con mi familia, y les dije que mis hijos estarían muy acompañados en todo momento por todo el mundo, como así fue, y que a nuestra boda no ibamos a permitir que nadie viniese entrando y saliendo por la puerta de atrás como si fuesen extraños que se asoman a fisgonear, que eso no era forma de venir,  que ni se les ocurriese aparecer. Agradezco que me hicieran caso.

La verdad es que no recibimos ni siquiera una llamada el mismo día deseándonos que fuésemos felices y que tuviesemos un bonito viaje. Cuando le expliqué a mi madre lo bonita que había sido la boda se atrevió a decirme que seguro que las amigas nos ponían buena cara por delante pero que en realidad fuimos un hazmerreír para ellas. Tuve otra larga conversación entonces con ella. Le recordé que nos pidió tiempo para aceptar lo nuestro pero que, evidentemente, no le permitía que nos hiciese daño, así que mejor que se guardase según que opiniones. Después, más adelante, nos quiso dar un sobre con dinero que, aunque no nos iba nada mal una ayuda, se lo rechazamos varias veces. No íbamos a aceptar nada que no viniese desde el corazón solo para que ella dejase su conciencia tranquila.

Fue una boda muy emotiva, elegimos música de ENYA para la ceremonia civil. Llegamos con nuestro coche, llevado y adornado por nosotras. Todo el mundo nos estaba esperando, aunque, como anécdota, os contaré que llegamos con tiempo de sobra y estábamos tan nerviosas que decidimos, antes de encontrarnos con todo el mundo, ir a tomarnos un chupito de whisky a un bar de lo más sencillo justo por detrás del Palau Maricel de Sitges pensando que allí no nos encontraría nadie. Sin embargo, para nuestra sorpresa, empezaron a desfilar por allí parte de los invitados 🙂

Cuando llegamos a la puerta del Palau en coche, todo el mundo nos plaudía. Llegó el momento de entrar…

***

¡¡¡En el próximo post Anna nos contará más detalles de su boda!!!!

Foto de Rompiendo el Silencio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s