¿Normal yo? No, gracias

¿Qué es lo normal? ¿Qué lo raro? ¿Y qué lo extraordinario? Son preguntas que siempre me han rondado por la cabeza.

Normal (Del lat. normālis): Dicho de una cosa: Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano.

Vale, ¿y quién fija esa normas? ¿Por qué a veces lo que vale aquí no vale en otro lugar? Supongo que mi curiosidad se debe a que nunca he acabado de encajar del todo en esta definición, lo que a lo largo de mi vida me ha traído ciertos problemas, malos ratos y alguna que otra bronca que no estoy muy segura de haberme merecido. Pues lo siento mucho, después de todo esto, SIGO SIN QUERER SER NORMAL.

Un punto más dentro de la gran masa, una vida como otra, que sigue unos patrones considerados correctos porque los demás los consideran correctos porque alguien les ha dicho que son correctos porque alguna vez a ese alguien otra persona le dijo que eran correctos… Si os habéis perdido entre tanto correctismo no os preocupéis, ¡yo también!

Nos perdimos en el momento en el que decidimos desviarnos de la corriente y disfrutar del camino, buscar nuestra identidad, hacernos a nosotros mismos tal y cómo nos habíamos imaginado… Hemos tenido fracasos, nos hemos dado batacazos monumentales, nos ha dolido… ¡Pues claro que sí! Y lo que nos queda…Pero también nos hemos levantado con más fuerza, con más rabia y con más ganas. Nuestras caídas serán más grandes, sí, pero nuestros logros tienen un sabor más intenso, más emocionante, saben a vida.

Las rarezas pueden ser pequeños detalles, un corte de pelo atrevido, un look llamativo que se pase por el arco del triunfo los consejos de las más prestigiosas y manidas revistas de moda… pero, sobre todo, es una actitud, es pararse 5 segundos a pensar qué es lo que yo realmente quiero hacer en lugar de seguir al rebaño por inercia, es no pensar en el qué dirán… Al fin y al cabo, alguien que pierde su tiempo con las vidas ajenas es porque en la suya solo encuentra el vacío.

Y para acabar, os dejo dos cosas: este fantástico monólogo de la Agrado (Antonia San Juan) en Todo sobre mi madre, del inimitable Almodóvar; y este consejo: no seáis normales, sed auténticos, sed vosotros mismos, sed EXTRAORDINARIOS!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s