Nosotras nos atrevimos,… ¿y tú? (III)

Ha llegado el momento del siguiente capítulo. A ver, recordemos, Laura iba a cenar a casa de Anna, que dejó la cena en el horno y fue a recogerla. Anna aprovechó y salió con una bolsa de basura en una mano y las llaves de casa… ¡en la misma mano! El destino hizo de las suyas y las llaves fueron a parar al fondo del contenedor… y Laura, mientras tanto, esperando en la estación.

***

Miré y miré con la luz de mi mechero pero no veía nada. LLamé a la policía local y me dijeron que no podían hacer nada, que esperase al camión. Es evidente que yo no iba a dejar que la noche se fuera al traste por las dichosas llaves, ¡¡¡si hacía falta llamaba a un cerrajero nocturno!!!

Corrí a buscar a Laura a la estación, cuando la ví la abracé con una mezcla de alegría y nervios por todo. Le expliqué todo tan rápido a la pobre que ni me entendía y volvimos corriendo mientras le seguía explicando. Las dos reíamos por el camino sin dejar de correr. Eso sí, pude darme cuenta de que ¡¡ella estaba guapísima!!

Llegamos al contenedor, aún lleno, por suerte. Mientras ella me aguantaba la tapa yo volví a mirar y vi algo que brillaba en el fondo, sin pensármelo dos veces decidí meterme dentro como pude. Alumbrando con el mechero alrededor, apartando bolsas,restos de barbacoa, etc… conseguí encontrarlas. Ahora tocaba salir de allí, lo que fue casi más dificil que entrar porque yo iba con botas, minifalda…, en fin, nada apropiado para hacer salto de altura, jeje. Pero la verdad es que no sé ni como lo hice para salír sin ni siquiera mancharme.

No paramos de reírnos en toda la noche, cada vez que nos acordábamos se nos escapaba una carcajada. Posteriormente Laura me dijo que ese día tuvo mucho que ver en que se enamorase de mi, le impresionó mi naturalidad para decidir meterme en el contenedor, ¡¡pim pam!! Porque en ningún momento pensé en pedirselo a ella ni a nadie que pasase, jaja… ¡Fijaos! Yo poniéndome mona y ella se enamora de mi inmersión en un contenedor de basura, jaja…

Subimos rápido a casa y, por suerte para nosotras y para la vivienda, los paninis no se habían quemado. ¡¡La cena salió perfecta!!

No paramos de hablar, de mirarnos de forma especial mientras cenábamos, pusimos buena música para ambientar… Cuando acabamos, decidimos salir  a tomar algo. Era una noche muy fría, por lo que cogí el coche, ¡creo que jamás había aparcado tan mal! Casi me llevo un árbol con la puerta, pero esa noche no había nada que me importase, salvo estar con ella, ¡ya pintaría el coche!

Jugamos unas cuantas partidas mientras nos lanzábamos miraditas mutuamente. Después nos sentamos a tomar una cerveza y hablamos mucho de nosotras. Siempre hemos hablado mucho de todo y lo seguimos haciendo. Yo le pregunté esa noche… – cómo es enamorarse -. Ella me contestó  que… – es querer estar siempre al lado  de esa persona que te gusta, a todas horas y en todo momento – Y por dentro pensé – Anna, ¡te estás enamorando! –.

Llegó la hora de volver a casa, bufff… ¡¡¡Qué nervios otra vez!!! ¿¿Por qué?? Pues porque las dos sabíamos que, a pesar de que nos resistíamos, iba a acabar pasando lo inevitable, y yo, particularmente, no había estado nunca con ninguna mujer, exceptuando mis tonteos de niña y mi gran imaginación, que llevaba años volando…

Ya en casa, estaba en la cocina preparando algo para beber, cuando Laura entró y se acercó lentamente a besarme. Yo continué hablando como si no pasara nada, pero hacía muchos días que deseaba volver a notar la suavidad de sus labios.

Nos sentamos en el sofa a charlar, como si nada, a tomarnos la última copa y me volvió a interrumpir la conversación con otro beso, ya no pude decir más que no.

Fue muy romántico y maravilloso. Dormimos abrazadas hasta que se hizo de día y, al despertar, nos miramos pensando que todo lo ocurrido había sido como un dulce sueño, nos mirábamos con cara de ¡¡NO ME LO PUEDO CREER!!

Ella pensaba – Estoy con ella, a mi que me parecía tan superficial y distante… Y yo – Por fin he podido hacer realidad mi sueño, estar con una mujer – ¡Y además que fuese ella, era lo más de lo más para mi!

Fue aquí donde todas mis dudas se disiparon, donde ya tenía clarísimo lo que quería en mi vida. Quería estar con una mujer, quería estar con Laura.

Esa mañana al abrazarla se me escapó un “ Te Quiero”, ella puso cara de asombrada y fué entonces cuando yo misma pensé…” ufff, como te has lanzaó tanto!! “, y rápidamente le dije…” pero como amiga especial eh!! “ .

Poco a poco Laura iba cambiando el concepto que tenía sobre mi. Las dos nos habíamos movido en mundos diferentes, el suyo más alternativo, más reivindicativo, más autentico… o al menos así es como lo veo yo ahora. El mio todo lo contrario, más superficial, materialista… yo vivía en una carcel de oro. Pero también he de decir que en el momento en el que decidí divorciarme, me divorcié de todo esto. Era una vida que no me llenaba, tener el bolsillo lleno y el corazón vacío es bastante triste. Aguanté mientras mis hijos eran pequeños porque él supo durante años cómo hacerme chantaje emocional utilizándolos a ellos, incluso me amenazaba con quitármelos alegando que si pedía informes psicológicos y psiquiátricos le darían a él la custodia total. Durante años, no tuve fuerzas para hacerle frente, tenía miedo porque conocía su habilidad para manipular a la gente, familia, amigos…Fuera de casa para todo el mundo era encantador, tenía mucho don de gentes.

Llegó a contratar a un detective privado para que me siguiera, me pinchó el teléfono fijo, registraba en el móvil, el bolso, etc… Siempre desconfiaba si conocía a gente nueva o me hacía amiga de personas que no fuesen los amigos en común de toda la vida. Hasta que por fin, a raíz de hablar mucho con una amiga, que por cierto a él no le gustaba nada, empecé a informarme de mis derechos y a pensar en cómo dejarlo. Todavía recuerdo aquella visita a mi abogada en la que no paraba de mirar a un lado y a otro al entrar y salir del edificio por si alguien me había seguido, estuve una temporada con esa paranoia.

La dependencia emocional es muy dura, pero depender de alguien tan nocivo es insoportable. Incluso cuando ya vivía sola, tuve que tomar ansiolíticos durante unos meses porque él continuaba insistiéndome, no me dejaba en paz, ¡pero lo conseguí! Durante un tiempo trabajé limpiando para complementar mi sueldo de administrativa, pero poco a poco todo fue mejorando.

La vida de Laura tampoco fue nada fácil, eran tres hermanas y sufrieron maltrato por parte de sus padres. Mientras vivían todas juntas se cuidaban mucho mutuamente, pero llegó el momento en que sus hermanas, mayores que ella, se marcharon de casa con sus respectivas parejas y Laura se quedó sola. Pero la situación se volvió insostenible y, a los 20 años, se marchó de casa casi con lo puesto. Vivió entre casas okupas, ya que ella estaba a favor del movimiento, y pisos compartidos. Incluso llegó a vivir en una cueva en Menorca, a lo hippie, trabajando de cocinera en un restaurante.

Por aquel entonces, estaba con una chica que la marcó mucho, estaba muy enamorada de ella, pero allí descubrió que la engañaba con un amigo común, aunque Laura ya tenía alguna sospecha. Aquí fué donde quizás perdió un poco la confianza en el amor.

Laura siempre ha sido muy buscavidas, le aterraba acabar en la calle, aunque sabía que tenía a sus hermanas, quería subsistir por ella misma.

Volviendo a nuestra historia, al día siguiente de nuestra primera noche juntas desayunamos fuera, pues ella ya tenía que marcharse. Era domingo y me hubiese encantado que se quedase, pero para su ex no había pasado absolutamente nada, había sido una noche de tantas en las que se había ido de fiesta, como solía hacer a menudo, ya que su pareja no la llenaba lo suficiente.

Aunque su ex por aquel entonces ya tenía la mosca detrás de la oreja…

***

¿Cómo acabará la historia entre Laura y su ex? ¡¡¡Nos os perdáis el próximo post!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s