Nosotras nos atrevimos,… ¿y tú? (II)

Ha llegado el momento de saber cómo fue la primera cita de Anna y Laura…

***

Pensé que era mi oportunidad única porque no sabía cuando iba a conseguir otra cita con ella. Estaba super-nerviosa por verla, dentro del coche, esperándola parada con el coche en una plaza del centro.

La vi por el retrovisor y cuando se subió empecé a temblar toda yo, se me hacía dificil hasta conducir por mantener las piernas quietas. ¡Estábamos las dos muy risueñas!

Una vez en el bar, nos hicimos de un rinconcito con nuestras cervezas y no paramos de hablar en toda la noche y de reirnos como si estuviésemos solas en aquel local. La gente se nos acercaba a hablarnos y casi que no nos dábamos ni cuenta, ¿increíble no? Solo nos separábamos para ir al baño.

De pronto, se me ocurrió decirle que por qué no me acompañaba a la vuelta hasta mi casa con mi coche, porque me daba miedo volver yo sola por la carretera, cosa que no era cierta porque no soy nada miedosa para conducir de noche. Solo pretendía pasar más rato con ella, no me planteaba nada más que estar a su lado aunque fuera charlando, no quería que acabase esa noche.

Lo más divertido fue que a Laura no se le ocurrió otra cosa que llamar a su entonces pareja y explicarle que me iba a acompañar porque me daba miedo volver sóla, y evidentemente ella le dijo: – ¿¿…y tu te has creído eso?? -. Laura siempre me ha dicho que para nada se imaginaba que ella me pudiese gustar. Yo siempre le había parecido mona y simpática pero a la misma vez un poco inaccesible y de mundos muy diferentes. A ver, hay que decir que yo por aquel entonces iba vestida un poco como la típica secretaria, un poco marcada por mi empeño en esconder cosas, por las exigencias del guión de mi vida hasta entonces y porque nunca me había atrevido a ser yo misma. Laura, en cambio, siempre ha sido más hippie y más ambigua que yo, cosa que a mi me encanta. En estos momentos sí que puedo decir que soy yo misma en todo y por todo, pero para llegar hasta aquí tanto ella como yo hemos dejado gente en el camino, sin embargo, las personas que conservamos son las autenticas de verdad.

Volviendo a nuestra historia, esa noche en el bar acabé por decirle que si no se daba cuenta de que me gustaba mucho, pues ya vi que no me acompañaría y no podía perder la oportunidad que ella me había dado saliendo esa noche conmigo, al menos tenía que hacerselo saber ¿no?

Yo no pretendía entrometerme en su relación, pero ella ya me había confesado que hacía tiempo que no estaba demasiado bien con su vida sentimental.

De hecho, después de decirle esa noche que me gustaba y de que ella se pusiera nerviosa en el bar diciendo que no podía ser, paseándose de un lado para otro, nos fuimos al centro de Barcelona a tomar algo y, al subir al coche, fue ella la que se acercó despacito a besarme. Aquí ya fue cuando me di cuenta de que, como mínimo, quería intentar tener una oportunidad con ella.

Esa noche nos divertimos mucho. Paradas en un semáforo en rojo nos volvimos a besar, los coches nos pitaban porque no arrancábamos ¡¡y nosotras ni nos habíamos dado cuenta de que llevaba rato en verde!! Estuvimos toda la noche como metidas en nuestra propia película en la que sólo actuabamos ella y yo, lo demás era como un decorado innanimado.

Era evidente que cada vez nos sabían mejor los besos. Y la despedida fue muy larga porque no queríamos dejarnos ir esa noche, nos hubiésemos quedado juntas.

Pasaron las vacaciones de navidad y yo no podía sacarme a Laura de mi mente, aunque sabía que ella estaba mal con su pareja, yo seguía sin querer entrometerme, pero ella desde aquella noche tampoco podía dejar de pensar en mi.

Volvimos a encontrarnos y a hablar de quedar una noche para salir. Yo le gustaba pero, por otro lado, le costaba dejar a su pareja por motivos varios.

Laura se fue de casa muy joven a causa de sus circunstancias familiares y desde entonces siempre ha vivido compartiendo piso. Y ahora, el hecho de compartir piso con su pareja, también era un condicionante para dejarla. Todo era muy reciente para las dos, si se iba… ¿¿a donde se iría ??. Era complicado porque por un lado ambas necesitábamos que pasase algo más entre las dos, pero, por otra parte, ninguna quería engañar a esta tercera persona que, fuera como fuese, era su pareja entonces.

Al final fue inevitable que quedásemos un sábado para cenar. Las dos quedamos en que para no volver de madrugada al centro desde mi casa en las afueras, se quedaría a dormir, pero también le dije que dormiría en el sofá, no quería que pensase en nada más que no fuese cena y copas, dificil por parte de las dos, pero bueno…

Jamás había estado tan ilusionada y nerviosa, preparando la cena, la casa para que estuviese impecable, etc… Ese finde yo no tenía niños, evidentemente, y pude recrearme tanto en la casa como en mi. Quería aprovechar al máximo cada oportunidad que me daba ella para quedar, quería dejar huella en su pensamiento y, sobre todo, quería mostrarle cómo era yo realmente, pues era consciente de que mi imagen jugaba bastante en mi contra.

Y llegó la hora de ir a la estación de tren del pueblo a buscarla. Dejé el horno al mínimo con unos paninis que luego bautizaríamos como “Los Paninis del Amor”. Cogí una bolsa de basura para bajarla y, en la misma mano, las llaves de casa, con tan mala fortuna que cuando lancé la bolsa dentro del contenedor las llaves se me fueron detras enganchadas, – ¡¡¿¿Dios, que hago yo ahora…??!! – El horno encendido, sin llaves, ella esperándome ya en la estación y que no me atrevía a retirarme del contenedor por si se lo llevaba el camión en ese momento.

***

¡¡Pues parece que empieza bien la segunda cita!! Aunque no creo que Anna pensase lo mismo en ese momento, pero, como dicen, lo importante no es cómo se empieza si no cómo se acaba… ¿se cumplirá el dicho en su  caso? En unos días más…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s